Bolas chinas: ¿Qué son y para qué se usan?

Entre tanto artefacto y jueguete sexual que encontramos en el mercado, las bolas chinas están convirtiéndose en la máxima moda al momento adquirir cosméticos eróticos. El producto es muy popular porque no solamente proporciona placer sino que es muy bueno para la salud femenina. Lo que sí hay que resaltar que muchos inconvenientes que se producen es porque las chicas ignoran su adecuado uso.

Su funcionamiento es bastante particular, siendo un instrumento que se introduce de la misma manera que se usamos un tampón, lo que puede hacer el aparato para estimular a la vagina, es una vez colocado, las bolas con el movimiento empieza a vibrar, y esto produce una estimulación de la parte interna del clítoris y eso produce placer en la mujer. Si bien no se siente cuando está dentro de una misma no se recomienda para nada dejarlo puesto durante el día, puesto que no cumple la función de tampón. Por eso lo recomendable para usarlas es seguir los pasos siguientes:

1-     Para empezar se tienen que elegir unas bolas de menor tamaño. Suelen venir de a dos, aunque es recomendable empezar por una sola, y luego empezar a usar la otra, cuando la vagina ya se haya acostumbrado a su peso y a su uso. Del mismo modo se tendrá que ir manejando el tamaño de las mismas, que con el pasar del tiempo se podrán adquirir algunas más grandes.

2-     Es importante que se utilice lubricante al momento de colocarlas, del mismo modo que debe encontrarse la postura más cómoda. Si eres de las chicas que usan tampones, entonces no tendrás problemas al momento de su introducción.

3-     En principio es recomendable que no se utilicen por más de quince minutos, puesto que puede resultar antiproducente. Suelen venir unos ejercicios para hacer con ellas y así tener mayor placer sexual. Sin embargo es fundamental que no se sobrepase ese tiempo, y que al sacarlas (tirando del cordón que sobresale) sean higienizaadas y lavadas con agua, y guardadas en un lugar seco donde no se filtre la humedad.

4-     Las bolas pueden producir cambios en la zona vaginal, por lo que se recomienda, si se las usa a diario, hacer provecho unas semanas, y dejar descansar, para luego empezar nuevamente con la rutina, evitando los inconvenientes en esa parte tan delicada para la mujer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?