Cómo ser amigos después del sexo

Por más de que muchos se atrevan a negarlo, a la mayoría de las personas nos ha pasado alguna vez que una cosa llevo a la otra y terminamos en la cama con nuestro amigo de toda la vida. Sin embargo, parece ser una duda colectiva y tanto curiosa el ¿cómo sigue una relación después de haber tenido sexo? Realmente, ¿se puede ser amigos después del sexo?

Por lo general las relaciones sexuales con los amigos son las que la mayor cantidad de gente disfruta, no solamente porque tenemos toda la confianza en aquella persona que nos acompaña en la vida, sino porque tampoco tenemos un compromiso previo al que luego debemos cumplir. Simplemente a veces lo que sentimos en algunos de los casos es una confusión momentánea y pasajera de cómo seguirá la relación.

Sin embargo no se necesita de ninguna técnica ni hechizo mágico para ser amigos después del sexo, lo único que se necesita es tener una buena comunicación entre las partes para dejar muy en claro lo que podría llegar a modificar la situación vivida. Claro que existen casos de personas amigas que después del sexo han decidido distanciarse, no verse más, o bien se seguir visitando al otro pero con cierta distancia. Esto sucede porque por lo general nuestro “amigo con derecho” se ha sentido de una manera diferente y es algo de lo cuales somos responsables y debemos hacernos cargo y resolver. Por ello siempre será mejor no andar con rollos y aclarar la situación de cada uno antes de comenzar con el acto.

Sin embargo, también aquellos que están dispuestos a acostarse con sus amigos sin sentirse afectados de otro modo más que por una amistad, deberían tener claro cuáles son sus expectativas y necesidades y cuáles son las del otro, para así poder llegar un punto en común. Hay algo que el sexo no puede romper y es el vínculo que los une.

Del mismo modo lo que resulta el sexo en muchos casos es un hecho de unión. Así como lo vemos, ser amigos después del sexo ha unido y forjado amistades que estaban a punto de la ruptura, haciendo que estás no se pierdan y recobren su diversión. Se trata de diversión, de pasarla bien por un buen rato, de dejarnos llevar por alguien que queremos y que sabemos que va a cuidarnos mejor que nadie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?