Consoladores anales y prostáticos

Los juegos sexuales no conocen de límite alguno. Esto hace que las fantasías y la imaginación en las parejas sea uno de los elementos más útiles para mantener la pasión. El uso de juguetes sexuales como los consoladores anales y prostáticos es una de las prácticas más usuales.

Para afrontar este tipo de venta, lo mejor es destacar los beneficios de un consolador de tipo anal frente a un consolador tradicional. Para las personas que les gustan este tipo de penetración, el uso de consoladores anales ofrece amplias posibilidades ya que no sólo se limita al uso en las mujeres sino que también está destinado a aquellos hombres homosexuales o a los heterosexuales que quieren probar algo distintos.

Los consoladores anales y prostáticos son capaces de estimular el punto P de la próstata con lo cual darán mucho placer. Como sucede con los consoladores tradicionales para mujer, existen un sin fin de modelos, formas y tamaños. Lo mejor para los que se inician en estos, es hacer uso de un consolador pequeño, para que el cuerpo se acostumbre a este tipo de juguetes y no cause ni impresión ni daño. Poco a poco se puede ir cambiando por otros tamaños y por aquellos que generen distintas sensaciones.

Lo que diferencia fundamentalmente a un consolador anal frente a uno tradicional, es su forma, ya que son más delgados, con lo cual, permiten una penetración mucho más placentera e indolora. Puedes mostrarles consoladores con formas de pene real o de colores mucho más vistosos.

Para el uso de consoladores anales y prostáticos es de suma importancia el uso de lubricantes íntimos. A diferencia de la vagina en la mujer, el ano no produce ningún tipo de lubricación, con lo cual, aquí se hace necesario el uso de un lubricante íntimo. Puedes aprovechar para mostrarles los distintos tipos de lubricantes y aconsejarles algunos de los más tradicionales y lubricantes de sabores para que comiencen con juegos preliminares de estimulación.

Los materiales más usuales en los consoladores anales son la silicona y el jelly. Puedes dejar que ellos mismos prueben y toquen su textura para que vean con cuál se sienten más cómodos. Además, existen algunos consoladores de este tipo con vibraciones que el podrá ir cambiando la velocidad para que la estimulación sea distinta cada vez.

Como siempre, las recomendaciones básicas será el cuidado e higiene que requieren estos productos que necesitan ser lavados antes y después de su utilización. En aquellos casos que el consolador vaya a ser usado por más de una persona, recomiéndales el uso de un preservativo con el fin de evitar posibles infecciones o transmisiones sexuales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?