Creencias falsas sobre los anticonceptivos

43.jpg

Es muy fácil escuchar mitos sobre los anticonceptivos, lo difícil es saber cuánta verdad hay en ellos. Por ejemplo, por lo general lo más común es que nos digan que los preservativos en su mayoría se rompen o se pinchan, del mismo modo que la píldora que toman las mujeres hacen que estas engorden o se les ensanchen las caderas. Claro que no podemos evadir la información que obtenemos del boca en boca, pero sí podemos informarnos acerca de lo que se tiene duda. Por ello vamos a aclarar algunas creencias falsas sobre los anticonceptivos.

  • ?Los preservativos masculinos se rompen con facilidad?. Aunque en algunos casos sucede que un preservativo pueda venir fallado de fábrica, lo cierto es que ésta creencia es más mito que verdad. Las empresas farmacológicas hoy en día cuentan con un testeo de calidad que hacen de sus productos anticonceptivos un elemento totalmente garantizable. Es muy difícil que un preservativo se rompa con sencillez, excepto que no se le esté dando el uso que debe darse adecuadamente como podría ser ponerlo en contacto con algún lúbricamente en especial. Del mismo modo, el preservativo debe estar cuidado en condiciones óptimas, conservados a temperaturas adecuadas y sin demasiada humedad.
  • ?Las píldoras femeninas engordan?. La ciencia y la tecnología avanzan a la misma velocidad y aunque hace algunos años esta afirmación era correcta y válida, lo cierto es que los actuales preparados y las dosificaciones disminuyen notoriamente. Sin embargo no se puede dejar de lado que las píldoras femeninas están compuestas de hormonas que tendrán diferentes reacciones en el cuerpo de cada mujer dependiendo del funcionamiento de cada uno. Los efectos secundarios no suelen ser demasiado avasallantes y suelen tener una solución inmediata, y si notamos algo extraño podemos consultar al médico que nos las haya recetado para examinar la posibilidad de cambio de las mismas.
  •  ?Hay que tomar un descanso de las píldoras anticonceptivas?. Esta creencia hoy en día es errónea, puesto que como se decía anteriormente los preparados actuales no son tan invasivos como lo eran anteriormente, en donde las dosis eran altas y las hormonas menos seguras. El descanso puede hacerse sólo si la mujer lo desea. En el caso de no quiera hacerlo y seguir confiando en la seguridad que brinda la píldora podrá seguir haciéndolo sin tener que preocuparse. Claro que deberá descansar de ellas si la intención es quedar embarazada o bien si tiene que someterse a algún tipo de tratamiento que obstruya la continuación de éste tipo de anticonceptivo preventivo. ? ?El D.I.U me dejará estéril? aunque sigue en vigencia pero no es el preferido de varias, lo cierto es que un número notorio de mujeres no apuesta por él puesto que la creencia a la infertilidad que este mecanismo siembra invade el pensamiento de toda mujer. Las personas que han tenido problemas tales con el D.I.U fueron porque se han debido a una afección pélvica o a una endometritis, pero no siempre la causa real es por el uso de un D.I.U
  • ?La píldora anticonceptiva me es provocadora de cáncer?. Más bien este tipo de píldoras es preventiva, en un bajo valor, llegando a producir un efecto contrario de lo que se cree. Principalmente las pastillas son preventoras del cáncer de ovario y del endometrio de colon, además de que hace perder fuerza al cáncer de cuello de útero y también el cáncer de mama, ya que las dosis y los preparados actuales son realmente muy bajos y han mutado en los últimos tiempos a favor y el bienestar de la mujer.
  • ?Las enfermedades de transmisión sexual solo se dan en la eyaculación por tanto sólo hay que usar el preservativo en ese momento?. Una de las creencias falsas sobre los anticonceptivos más grande que existe. El semen del hombre es un fluido que transporta no solamente espermas sino también una cantidad determinada de mucosa. No obstante, al tener sexo mantenemos contacto con más fluidos que el semen, y ellos también son portadores y contagiosos del VIH, de las ETS, entre otras. Ninguna persona debería confiar en que el preservativo sólo se usa al momento de la eyaculación, puesto que desde el primer contacto que tenemos con una pareja se están intercambiando un montón de sustancias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?