Cuando el sexo es una adicción

67.jpg

No es fácil pesquisar este trastorno, ya que muchas personas lo confunden por un gusto excesivo por el sexo, pero es mucho más que eso, ya que como toda adicción, merma la vida de quien la padece.

Por Jessica Ramos Valenzuela

Cuando hablamos de adicción, de manera inmediata lo relacionamos con drogas o alcohol, pero la verdad es que muchas cosas se pueden volver una adicción, y entre ellas, el sexo.

La adicción al sexo, o también llamada hipersexualidad,  es un trastorno que no es tan fácil de pesquisar, porque se puede confundir con que una persona sea muy sexual o que disfruta mucho del sexo, pero tal como indica la palabra ?adicción?, este comportamiento se vuelve malsano para a persona cuando comienza a mermar otros aspectos de su vida, tal como pasa con el consumo de drogas o alcohol.

Este tipo de adicción se puede observar tanto en hombres como en mujeres y por lo general se ve entre los 20 a 45 años. Hasta no se conocen las causas de esta adicción, pero se cree que podría estar relacionada con desórdenes en los neurotransmisores, como el aumento de dopamina.

Ahora, principalmente se ha investigado más los factores emocionales que podrían desencadenar una adicción al sexo como inseguridad personal, búsqueda de validación personal a través del sexo, sentimiento de inferioridad, estrés, etc.

La adicción al sexo tiene síntomas claros, entre ellos están:

*Impulso irrefrenable de tener sexo todo el día o la mayor parte del día

*Su comportamiento afecta su vida emocional, familiar, social y afectiva

*La persona tiene conductas de riesgo, como por ejemplo, tener encuentros sexuales sin preservativos o con desconocidos, etc.

*Tras los encuentros sexuales hay sensación de vergüenza y culpa

*No se consigue satisfacción sexual nunca

*Consumo excesivo de material pornográfico

*Gastos desmedidos en sexo

Actualmente no existen tratamientos excesivos para tratar este trastorno, pero sí se pueden emprender terapias cognitivas, así como también se suministran el uso de medicamentos que controlen los impulsos. Por otro lado, estás los grupos de ayuda, de adictos al sexo, que trabajan de manera muy similar a  Alcohólicos Anónimos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?