El sexo en Japón

Aunque nosotros nos encontremos en occidente y estemos bastante lejos de las tierras japonesas, lo cierto es que los habitantes de este país tienen algunas prácticas sexuales muy diferentes a las que tenemos los occidentales, y algunas de ellas pueden llegar a resultarnos de los más extrañas como de lo más fascinantes.

Por lo general los japoneses tienen la fama y la tendencia a copiar actos de los países vecinos, no obstante en el sexo son bastante originales y muy interesantes, preservan sus actos al cien por ciento, en un mundo en que ya todo es muy difícil de no globalizar y preservar. Veamos cómo es el sexo en Japón.

  • Enjo Kosai: es el nombre que se le da a los encuentros y a las relaciones de los hombres mayores con mujeres muy jovencitas llegando a ser casi colegialas. La mayoría de las veces en estos encuentros se lleva a cabo el acto sexual, no obstante en algunos casos sólo es utilizado para pasear juntos. El señor es utilizado por ellas para conseguir todos los lujos que se les ocurra.
  • Salones Rosas: como si fuera poco con la existencia de moteles, los japoneses cuenta con salones especializados solamente para el sexo oral. Se tratan de lugares donde la iluminación es escasa, y donde un cliente después de abonar un monto casi ridículo, se sienta, y una empleada se encarga de practicarle sexo oral, pero como si fuera poco, al cabo de aproximadamente 15 minutos, se rota y entra otra empleada diferente, y esta acción se ve repetida tantas veces hasta que el monto que haya pagado el cliente acabe.
  • Pantsu Getta: ésta práctica más que una práctica es un juego que comienza cuando una mujer con su dispositivo móvil avisa en alguna página web que ha dejado su ropa interior en alguna parte de la ciudad. Entonces todos los interesados lo que tienen que  hacer es buscarla como si fuera una especie de escondida, en el caso de no encontrarse pueden pedirse más pistas. Una vez que ha sido encontrada, el ganador debe avisar por el sitio web su hallazgo, y luego pasar una noche de pasión con la señorita que ha dejado su prenda.
  • Burusera: este término pertenece a los hombres que se encargan de adquirir (pagando grandes precios) por la ropa interior de las jovencitas. Cuanto más pagas más utilizadas estarán, con lo cual, la chica al terminar la guardará en una caja y enviará al comprador que ha pagado por ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?