Jugar con las posiciones sexuales

Generalmente las parejas llegan un momento en que se vuelven un tanto monótonas porque terminan haciendo las mismas posiciones, lo que hace que se pierda el juego. Sin embargo no se necesita ser un acróbata de circo para realizar posturas un tanto más divertidas e ingeniosas. Las posiciones sexuales fueron creadas por personas tan problemáticas como todos los seres humanos, asi que solo se trata de poner el cuerpo en acción y dejarse llevar por el juego, por la creación, y por las ganas de experimentar nuevas sensaciones.

Antes que nada, todo lo que debe hacerse es abrir la imaginación, allí radica la clave para disfrutar al máximo la pasión sexual que tenemos adentro. Luego, empezar a recrear todo lo que hacemos en diferentes lugares, de diferentes formas y verás cómo lo cotidiano se transforma en algo realmente atractivo y fogoso.

Sin embargo, si te urgen las ganas de jugar y nada se te está cruzando por la cabeza, entonces no olvides esta lista de acciones y posiciones sexuales que te ayudarán a cortar con la rutina:

  • Espaldas con almohadas: si lo están haciendo sobre la cama, éste juego resultará atractivo. Se trata de agregarle dos almohadas o cojines a la postura del misionero. Notarán como a través de la postura más cómoda (simulación de una silla tántrica) las sensaciones y la penetración resultará más placentera.
  • Vaquera en silla: si para esto se usa un vestuario particular (que puede conseguirse en un sexshop) será más provechosa todavía. Él debe estar sentado y atado a la silla (siempre y cuando esté de acuerdo con la condición) y ella deberá sentarse sobre él, de frente o de espaldas, como más le guste, y luego deberá empezar a realizar suaves movimientos giratorios.
  • De pie con giros: vamos a dejar la cama de lado y esta vez tendrán que estar parados los dos. Si suena una música de fondo, resultará mucho más atractivo y fácil para dejarse llevar, puesto que ella debe ponerse por delante de él, mientras que él se encarga de elegir el ángulo en que la mujer flexionará su torso, y penetrarla, para que ella posteriormente comience a hacer unos giros lentos y suaves con su cadera.

Es válido recalcar que para cualquiera de estas nuevas posiciones deben estar siempre las dos partes de acuerdo, para evitar presiones y malos momentos en la pareja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?