La posición del 69

Si de posiciones se trata todos aquellos que lo hayan probado, sabrán lo bien que se siente hacer la posición del 69. El placer oral suele resultar placentero cuando lo hacemos al mismo tiempo y cuando damos con la postura exacta de ambos.

Sin embargo, por muy placentera que resulte sexualmente la experiencia, hay pensamientos de los que no vamos a escapar nunca cuando hacemos uno de ello. Es por ello que cuando recreas la posición del 69, hay algunos pensamientos que salen de tu cabeza como por ejemplo:

  • “¿Estará bien?”: el 69 no es de lo más cómodo, mucho menos si decidimos que un cuerpo esté encima del otro. Siempre el que se encuentre por encima se sentirá más incómodo que el otro y será inevitable pensar en cómo se sentirá allí.
  • “Cuando termine que me avise”: no a todas las mujeres nos gusta que esto suceda dentro nuestro, y por tanto cuando se hace un 69 siempre sabemos que él también estará concentrado en otras cosas, lo que hará que nunca dejemos de pensar en la cuestión y nos perturbe el momento de que no pueda llegar a avisar que acabará.
  • “Que no le moleste la nariz”: este sin dudas es el pensamiento que tienen la mayoría. Hay que empezar a aceptar un poco de que en la posición del 69 también hay cosas que no podemos obviar.
  • “Tengo sus genitales en mi cara”: claro, para los hombres todo es color de rosa, ellos no tienen un bulto contra su cara. A las mujeres nos pasa que no podemos dejar de pensar en lo que tenemos enfrente. Uno de los pensamientos más embarazosos y poco excitante, pero quién dice que no haya chicas a las que les guste que eso suceda.
  • “¿Qué hago con mis manos?”: si nos toca estar abajo, este es un pensamiento que no se nos escapa, ¿Qué hago con mis manos?, ¿Dónde las pongo para que no le molesten? ¿Cómo hago para masturbarlo?, etc
  • “Que vaya más rápido”: cuando nosotros adoptamos una velocidad, lo único que deseamos es que el otro la siga, y ni hablar si sucede que los tiempos de él son más lentos, es para volverse loca. No importa, tampoco se debe volver una carrera a ver cuál de los dos va más rápido y el otro acaba primero, hay que encontrar la armonía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?