Lo que queremos de una relación en pareja

Como todo en la naturaleza venimos en pareja: una misma especie y dos sexos. Desde el principio de los tiempos los hombres y las mujeres se relacionan en busca de algo en el otro, pero las diferentes culturas que enseñan a uno de qué forma hay que vivir nos hacen, frecuentemente, olvidarnos de qué es lo que queremos realmente de una relación en pareja. ¿Queremos una familia? ¿Queremos sexo? ¿Queremos un compañero? ¿Queremos compartir nuestra felicidad con alguien? ¿Qué es lo que realmente queremos de una relación en pareja?

La mayoría de las veces, cuando el sexo viene mal o nos damos cuenta que no estamos con la persona indicada solemos sentirnos decepcionados y frustrados sin saber del todo porque. El problema radica en que cada ser humano tiene la fantasía y la imagen de su persona ideal. Dependiendo la cultura y las costumbres que vivíamos cotidianamente tendrá características diferentes, pero todos sabemos que es “muy difícil de encontrar”.

Lo curioso resulta ser que estas personas ideales que uno quiere para tener una relación en pareja suelen reunir algunas condiciones destacadas: que sea romántico, y completamente apasionado, que sepa hacer el amor, que sea una persona alegre y que siempre tenga ganas de hacer cosas divertidas, que estudie y se destaque, o bien que trabaje. Diferente a lo que todos pensamos, pocas personas realmente se fijan el estado físico de su compañero. Por lo general lo que las chicas buscan en ellos es que sean inteligentes, y los chicos buscan en ellas una personalidad atractiva.

Lo que queremos de una relación en pareja simplemente se llama: química, y es la combinación de la belleza: física y espiritual. Sea cual sea el plan de nuestra vida, queremos tener a alguien que nos acompañe para no sentirnos solos, pues las personas somos seres sociales y siempre vamos a necesitar de un complemento. Dentro de todas las posibilidades queremos el que mejor compata con nosotros hasta en su último átomo. El amor es espiritualidad y cuerpo, cuando logramos dar con esa persona, el sexo es fantástico y la relación puede propagarse (en sus idas y venidas) por años. El terminar una relación implica darnos cuenta que la química ha fallado, y que necesitaremos de un espacio que al ser humano le es muy difícil de llevar: los momentos a solas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?