Los cinco problemas sexuales más comunes

La sexualidad, como todo en la vida trae algunos problemas o patologías que hacen que sea un poco más difícil disfrutar de su placer. Son muchos los factores que pueden influir en ello, por eso, es bueno detectar cuanto antes cuál es el motivo y trabajar para poder eliminar estos problemas sexuales y vivir la estimulación al máximo.

Muchas personas por vergüenza o temor no se animan a decir lo que les sucede y dan por hecho que no hace falta ir a un especialista para tratar estos temas, sin embargo, cuando se acude al especialista, generalmente al poco tiempo se consiguen grandes avances en esos problemas sexuales que bien podrían llegar a hacer que se termine la pareja.

Veamos cuáles son los cinco problemas sexuales más comunes que se pueden sufrir según varios sexólogos reconocidos de los Estados Unidos:

-Problemas de erección: Es el problema sexual más común y más consultado por los hombres a los sexólogos con lo cual hace falta saber cuál es el origen real de este tipo de problema. Generalmente aparece por la ansiedad y por el estrés sufrido que hace que no se pueda estar concentrado para que su aparato reproductor funcione. Lo mejor en estos casos es probar con otro tipo de acercamiento sexual hasta que se solucione el problema.

-Falta de deseo sexual: Este es uno de los problemas sexuales que suele afectar más a las mujeres, que por vivir distintas etapas y cambios en su cuerpo se encuentran con la falta de deseo ya sea por dolores, por tener muy baja su líbido o porque cuentan con alguna enfermedad extra. La menopausia influye mucho también en los cambios hormonales.

-Sin conexión emocional: En muchos casos, el problema sexual parte porque no se quiere tener un contacto emocional con el otro. Son momentos que todos vivimos en la vida pero que no se trata de un problema como tal sino simplemente de un momento que hay que pasar con el apoyo de la pareja.

-Falta de práctica: El mundo en el que vivimos hace que uno de los problemas sexuales más frecuentes sea justamente la falta de tiempo para poder practicarlo. Esto no quiere decir que no se quiera practicar sino que no se encuentra el momento adecuado. Realmente para practicar sexo no hace falta contar un tiempo determinado sino que se puede realizar en cualquier lugar. En algunas ocasiones se utiliza esta excusa para no tener contacto con el otro cuando realmente el problema sexual es otro.

-Insatisfacción sexual: Llegados a este punto puede surgir las infidelidades o la necesidad de romper con la pareja ya que no se está satisfecho con lo que se obtiene del otro lado. Generalmente va acompañado de falta de comunicación, con lo cual, es un tipo de problema sexual que podría llegar a solucionarse fácilmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?