Los más divertidos juegos sexuales

Todos los seres humanos tenemos fantasías sexuales. Algunas personas pueden llegar a ser más vergonzosas e introvertidas que otra y por ello puede que les cueste plantear y realizar los movimientos, posiciones y situaciones en que les gustaría tener sexo. Sin embargo, no creo que nadie quiera desaprovechar un momento de diversión plena y de puro placer, dejando de lado los juegos sexuales más divertidos.

Si te animas a probarlo notarás cómo la vida sexual con tu pareja empieza a desprenderse de la rutina sexual que vienen teniendo. Puedes hacer lo que quieras y lo que te animes para acompañarlos: puedes disfrazarte o lucir de alguna forma en especial, maquillarte de la forma que desees, utilizar perfumes con feromonas, decorar el lugar, todo lo que tú quieras, para que el encuentro sea un éxito. Por eso lo mejor que puedes hacer es nunca olvidar estos juegos sexuales que te serán de gran ayuda:

  • El dominador: a tirar la moneda o dejarse llevar por quien lo propone. El dominador se trata de que uno de los dos tome las riendas y empieza a dominar el acto sexual. Deberá ingeniársela para hacer explotar de placer a su pareja. Pueden utilizarse unas esposas, y unas vendas en los ojos para que la percepción del dominado sea mucho más sensitiva. Claro que deberán ponerse de acuerdo anteriormente, sobre todo el que se deja llevar.
  • Cita a ciegas: claro que no se trata de una cita a ciega literal. Este juego propone que las dos partes finjan ser completamente desconocidos y así volver a simular un primer encuentro. Es importante que al llegar a la cama se rompa con toda la rutina que se viene teniendo para aprovechar a este “desconocido” que no sabe cómo somos teniendo sexo.
  • Bodypainting: este el momento de volvernos los mejores artistas. Agarra un pincel si quieres para empezar, pero luego es hora de que utilices tus propias manos. Así con la intención que pintabas cuando eras niño, deberás tomar el cuerpo de tu pareja como un lienzo en cual se te da la oportunidad de hacer lo que quieras. Ten cuidado con las pinturas que utilizan, puesto que puede llegar a causar alguna reacción alérgica en el otro. Fíjate en un sex shop que seguramente consigas o puedan asesorarte donde conseguir algún pigmento seguro. Todo lo que suceda después será responsabilidad del artista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?