Posiciones sexuales para hacer durante el embarazo

65.jpg

Hay ciertas posturas que son más cómodas para hacer durante el embarazo. Acá te contamos algunas de ellas para que no pongas en pausa tu vida sexual durante esta etapa de la vida.

 

Por Jessica Ramos Valenzuela

 

Cerca del 50% de las parejas deja de tener sexo durante el embarazo, por miedo a que vaya ocurrirle algo al bebé o por simple pudor o miedo. Pero la verdad es que, salvo que se trate de un embarazo de alto riesgo o con complicaciones, la sexualidad se puede vivir sin problemas. De hecho, los especialistas recomiendan mantener una vida sexual activa, ya que de esta manera se estrecha aún más la relación, se llega al parto sin tanta ansiedad y además, se hace menos difícil retomar la actividad sexual post parto.

Ahora, no es un misterio que el tener sexo durante el embarazo es más complicado que cuando no hay embarazo, pero con un poco de voluntad y de información, se puede. Así que acá te damos un par de posturas ideales para hacerlo en esta etapa de la vida.

Posición del perrito

Esta postura ofrece varias ventajas, siendo una de las más destacables es que ni el cuerpo de la pareja ni el colchón aplasta el vientre de la mujer, por lo que es bastante cómoda y segura.  Por otro lado, la mujer no tiene que realizar ningún esfuerzo adicional. Ahora si la mujer siente que su vientre está demasiado pesado, puede colocar debajo de él unos cojines, cosa de poder sostenerla sin que le duela la espalda.

Cucharita

Es ideal para practicar durante todo el embarazo. La penetración no es muy profunda, por lo que es óptima en el caso que la mujer sienta una hipersensibilidad en su zona íntima. Lo mejor es que el hombre queda en libertad de acariciar todas las zonas erógenas femeninas, por lo que es bastante placentera.

La amazona

En esta posición el hombre está tumbado boca arriba y la mujer está montada sobre él, pero dándole la espalda. La mujer, al tener las manos libres, puede acariciarse el clítoris durante la penetración. Ahora, es importante recalcar que esta postura resulta algo complicada e incómoda al final del embarazo, porque el vientre de la mujer puede pesar mucho.

El vuelo de la gaviota

La mujer debe acostarse boca arriba cerca de la orilla de la cama apoyando sus pies en el suelo. El hombre se arrodilla frente a ella y la penetra. La mujer no tiene que hacer ningún esfuerzo y su vientre queda absolutamente libre. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?