¿Quién tiene más sexo? ¿Casados o solteros?

Vaya pregunta si se habrá hecho en las reuniones con amigos. ¿Quién no se ha encontrado al fantasma de la suposición de que los singles llevan una vida lujuriosa y super divertida, y que las parejas estables son víctimas de la rutina y la falta de pasión? Nunca falta el amigo que saca el tema y que nos lleva a tan discutido debate.
Si bien esta fábula la encontramos por todos lados, siempre nos topamos más o menos con las mismas opiniones o formas de pensar y de juzgar a las activas personas que andan por la vida, y mucho de los mitos que escuchamos sobre la soltería son falsos o erróneos.

Hay algo cierto, y es que las personas casadas tienen relaciones sexuales con mayor frecuencia y proporción que los solteros. Si bien la conclusión es bastante sorprendente, y puede llamarle la atención a más de una persona, esto ha sido comprobado por un estudio hecho en la Universidad de Nueva York, Estados Unidos.

El estudio establecía los siguientes resultados:
El 46% de las personas con pareja estable practican sexo por lo menos entre 2 o 3 veces por semana. Mientras que solo el 7% de las personas solteras igualan este promedio.
El 3% de las mujeres y el 1% de los hombres en compromiso han afirmado no haber tenido relaciones durante un año. Sin embargo, el 23% de hombres y el 32% de mujeres singles llegan a igualar esta condición.

Estas simples diferencias están dadas por el hecho de que al convivir en pareja, es mucho más difícil huir de la pasión y la confianza, y por tanto la situación lleva a los científicos a afirmar que de esta manera se puede ser más abierto y dar lugar al acto sexual.

El mito erróneo radica en pensar que las personas casadas pierden libertad, ya que de pensarse de esta manera esto también les ocurre a los solteros. La diferencia es que las personas casadas suelen tener cierta añoranza y nostalgia a lo que ha sido el pasado, y pueden muchas veces querer huir de la vida y practica rutinaria que establece el sexo siempre con la misma persona.
Sin embargo esto es el resultado de echar de menos a su juventud y el libre albedrío que esta conlleva, el ser consiente que hay cosas que no serán hechas de la misma manera o situaciones que ya no podrán ser practicadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?