Usos y Cuidados de los consoladores

Como cualquier otro producto sexual que introduciremos dentro de nuestro cuerpo, los juguetes sexuales necesitan de un cuidado específico. Así es como los usos y cuidados de los consoladores se debe hacer con mucho cuidado y siguiendo determinadas pautas, con el fin de poder tener un consolador durante mucho más tiempo y sobre todas las cosas cuidar de nuestra salud.

Los usos y cuidado de los consoladores básicamente se dan para que estos no se estropeen y se pueda mantener una higiene en general. Cuando se compra un consolador, observa si todo está en perfecto estado. Si haces compras por internet, tendrás que saber que durante el envío el consolador puede sufrir algún desperfecto, con lo cual, es mucho mejor que antes de usarlo por primera vez se observe que está todo bien. En caso de que no tenga nada y que vayas a utilizarlo por primera vez, lávalo muy bien para saber que está completamente limpio.

Para lavar y así cuidar los consoladores, puedes hacer uso de un jabón neutro o alguno de los productos de mantenimiento que venden en los propios sexshops. Ten en cuenta que muchos consoladores van con batería, con lo cual, es recomendable que la quites antes de comenzar a lavarlo. Si se te olvida de quitarlas, procura que al menos, no entre agua en la parte de la batería para así no estropear el consolador.

Si el consolador es solo para ti, entonces, ten esta medida de lavarlo antes de usarlo y después de usarlo. Si por el contrario, lo vas a compartir con otra persona, entonces, ponle un preservativo ya que los consoladores que tienen poros absorben muchas bacterias y no se limpian del todo bien, con lo cual, es muy fácil que se puedan contagiar unos de otros. Lo mismo si lo vas a usar en dos zonas diferentes de tu cuerpo como puede ser la anal. En esos casos, usa un preservativo ya que es una zona muy delicada y que contiene muchas bacterias. Nunca introduzcas el consolador desde el ano y luego a la vagina porque estarás transmitiendo todas tus propias bacterias y con ello la posibilidad de sufrir algún que otro problema de infección en el futuro.

Es recomendable con los usos y cuidados de los consoladores hacer uso de lubricantes. En este caso, ten en cuenta que ese lubricante debe ser compatible con el propio material del consolador. A veces los lubricantes no son compatibles o generan problemas. Intenta no hacer uso de lubricantes con silicona, o incluso los lubricantes en base a aceite o vaselina porque podrían estropear por completo el consolador. Es mucho mejor un lubricante acuoso que será versátil y cumplirá su función sin estropearlo.

Cuando termines de lavar el consolador, deja que se seque al aire libre, sin utilizar ninguna toalla o paño, ya que estos podrían pasar los gérmenes nuevamente al juguete.

Ten en cuenta que no todos los consoladores se deben lavar igual, depende mucho el tipo de material con el que están hecho, por ejemplo los que son de silicona, se pueden lavar con jabón neutro, mientras que los de jelly necesitan agua y jabón antibacterias. Los consoladores de plástico con jabón neutro y agua tibia y los de látex con agua tibia y jabón antibacterias. Infórmate previamente o lee las propias instrucciones que vienen en el paquete del consolador antes de lavarlo por primera vez.

Ser conscientes de los usos y cuidados de los consoladores es fundamental para cuidar nuestra salud y así hacer que ese juguete sexual nos de placer durante mucho más tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?