Zonas erógenas de la mujer desconocidas

¿Cuántas zonas erógenas de la mujer conoces? Lo cierto es que en la mayoría de los casos estas zonas erógenas de la mujer se desconocen y por lo general son muy poco estimuladas a comparación de los genitales y los pechos.

Principalmente debemos saber que todo cuerpo es erógeno por donde se piense, sin embargo siempre habrá “debilidades” en cada cuerpo que serán más sensibles que otras zonas. La mujer es un gran potencial de placer y si lo que se quiere es hacer que se tengan experiencias diferentes deberemos cambiar la rutina de estimular solamente la bola, las orejas, el cuello, la espalda, los pechos, etc. Por ello, nunca olvides que la mujer tiene mucha sensibilidad en:

  • Los tobillos: Los tobillos son muy sensibles para la mujer y generan mucha seducción cuando se las acaricia y se les da besos en esta zona. Muchas teorías son las que afirman que esta extremidad es el centro de placer, llegando a superar a la espalda e igualando al éxtasis que se produce en las relaciones sexuales.
  • El vello púbico: claro que por algo está allí y que alguna función debe cumplir. Es muy interesante la moda de depilarse la zona púbica, resulta muy estética e higiénica, pero ¿Te has preguntado por qué están allí? Los vellos púbicos son estimulantes sexuales. Ellos lo que hacen es captar feromonas (olores que por lo general produce la misma vagina) y estimulan notoriamente la libido de la mujer.
  • Las axilas: una debilidad para toda mujer. Claro que si se va a estimular esta zona, debe hacerse con delicadeza puesto que hay que evitar las cosquillas o no haremos otra cosa que interrumpir la concentración. Algunas teorías afirman que la sensibilidad de la mujer de encuentra en las partes cercanas a algún orifico o bien en los pliegues.
  • El ombligo: al ser una zona con numerosas terminaciones nerviosas sensitivas, se convierte en una zona erógena por excelencia. Esto también podría aplicarse a los hombres. Él debe ser estimulado con total delicadeza, por ello lo mejor siempre serán las caricias y los besos, de esta forma aumentará la libido de la mujer.
  • Detrás de las rodillas: Al igual que el ombligo, esta zona (aunque no tiene la misma sensibilidad) debe estimularse con caricias, con besos o con roces suaves, de lo contrario la sensibilidad extrema que produce la extremidad, no tendrá efecto alguno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?